Tener los dientes torcidos después de ortodoncia es un problema comúnmente originado por el descuido del paciente. Lamentablemente, muchas personas creen que después del tratamiento no tienen que seguir las instrucciones del profesional, puesto que sus dientes aparentan estar bien.

Sin embargo, es esta opinión la que provoca el problema de las piezas dentales torcidas, que a su vez conlleva a la realización de un nuevo tratamiento de ortodoncia. Hay ocasiones donde se pierden los complementos indicados para culminar con éxito el tratamiento. Estos elementos son indispensables, por lo que deben ser cuidados con precaución.

En Clínica Dental Pons Soria queremos brindarte información sobre la principal razón de los dientes torcidos después de un tratamiento de ortodoncia. Asimismo, te daremos algunas recomendaciones que te servirán si tienes pensado realizar este procedimiento odontológico.

¿Por qué hay dientes torcidos después de ortodoncia?

A diferencia de los que muchos parecen pensar, el tratamiento de ortodoncia no culmina una vez que se retiran los brackets o el invisalign. De hecho, aunque los dientes parezcan tener un buen aspecto, lo cierto es que están vulnerables porque aún les falta estabilizarse.

Esto significa que son propensos a volver a su posición original. A pesar de que la duración del tratamiento pueda parecer mucho tiempo, los brackets de zafiro o metálicos en realidad duran el periodo necesario para mover las piezas dentales. Una vez retirados, los dientes podrían volver a moverse a su posición original.

Por otro lado, es posible que el proceso de masticación e incluso los movimientos de mandíbula realizados de manera inconsciente, desplacen los dientes de su nueva posición. Tal como dijimos, en esta etapa son completamente sensibles a todo tipo de acciones porque aún les falta una sólida consolidación.

El movimiento ocurre debido a la composición misma de diente y su unión al hueso. Estos están unidos debido al ligamento periodontal, el cual otorga flexibilidad y capacidad de adaptación. Cuando se aplica una presión por cierto periodo de tiempo, el diente se desplaza, logrando así que puedan adquirir una nueva posición.

Los brackets son un sistema que permite dicho movimiento se realice de forma segura. Sin embargo, una vez que se retira la presión, la estructura dental no estará fijada, provocando así la torsión del diente. Para evitar esta situación, los profesionales recomiendan el uso de retenedores.

¿Qué son los retenedores?

Los retenedores son elementos esenciales en cualquier tratamiento de ortodoncia. Aseguran el éxito del mismo y permiten que el paciente pueda poseer una mejor salud dental. Tanto adultos como niños deberán usar un retenedor, ya sea fijo o removible, para mantener la posición de sus dientes.

Como explicamos anteriormente, este es un sistema ideado para mantener los dientes en una posición específica, evitando así el cambio de posición o desplazamiento del diente. Asimismo, consolidan la alineación deseada y son indicados durante la fase del post tratamiento, llamada retención.

Los tejidos y los dientes tendrán el soporte necesario para evitar que la presión causada por la masticación, o el intento de volver a estar en la posición original, mueva las piezas dentales.

Esta etapa del tratamiento es tan importante que muchos odontólogos le indican a sus pacientes que no se realicen el procedimiento de ortodoncia si no van a cumplir con las indicaciones de uso de los retenedores. Esto es porque de no ser utilizado, la persona tendrá que volver a realizar todo el tratamiento desde el inicio.

¿Cuáles son los tipos de retenedores?

Existen dos tipos de retenedores que pueden colocarse los pacientes, los fijos y los movibles. El ortodoncista será la persona encarga de determinar cuál es la más adecuada para el caso, ya que hay ocasiones donde estos dos son usados al mismo tiempo.

Removibles

Existen variaciones de las férulas removibles a los cuales tiene acceso el paciente. El profesional decidirá el que será más conveniente, el retenedor Hawley, que posee alambres, o la funda. Generalmente, esta última opción se recomienda a pacientes con bruxismo y durante las horas de descanso.

La funda es transparente, guardando una gran similitud con el material colocado en los procedimientos Invisalign. Al ser un retenedor, su uso debe ser constante, pero conforme pase el tiempo, y los dientes se vuelvan más firmes, el paciente no tendrá que emplearlo todos los días.

Por otro lado, se emplea principalmente para la dentadura superior, y dependiendo del caso, será utilizado junto a un retador fijo; el cual estará en la dentadura inferior. Algo interesante sobre el removible es que puedes saber cuándo el diente se ha desplazado, pues en dicha situación la funda entrará con mayor dificultad, además de hacerle sentir al paciente una ligera presión.

Fijos

Las férulas fijas Hawley son colocadas en la zona interna de los dientes y comúnmente van desde el colmillo hasta el canino de la dentadura inferior. Las mismas permanecen estáticas y pegadas gracias al composite dental empleado por el ortodoncista.

Dicho material es sintético, y es altamente resistente al desgaste con una gran biocompatibilidad. Esto significa que no es tóxico y tampoco produce un rechazo por parte del cuerpo. Cabe señalar que hay pacientes que necesitan de esta férula en la dentadura inferior y superior. Esto lo determina el ortodoncista.

Algo que puedes notar es que los retenedores fijos y removibles están creados para brindar máxima comodidad al paciente. Son casi invisibles a primera vista y no interrumpen las actividades diarias de las personas. Asimismo, mantienen la funcionalidad de los dientes al tiempo que evitan que se tuerzan o desplacen.

¿Qué mantenimiento necesitan los retenedores?

Los dientes torcidos después de ortodoncia son un problema que se evita mediante el uso de retenedores. Estos materiales son ideales para darle firmeza a las piezas dentales una vez que se quiten los brackets o el invisalign. Sin embargo, muchos se preguntan cómo es su mantenimiento.

La higiene bucal es fundamental, no solo para mantener los retenedores en buen estado, también para tener una excelente salud bucal. En el caso de la férula fija, la limpieza es la cotidiana, ya que no interfiere con este procedimiento.

Por su parte, los removibles deben ser retirados durante el momento del cepillado y la comida. Igualmente, cada vez que se retiren, hay que limpiarlos para el cúmulo de bacterias. El ortodoncista le dará instrucciones al paciente de cómo hacer dicho mantenimiento y qué materiales utilizar.

¿Necesitas un procedimiento de ortodoncia? En Clínica Pons Soria realizamos todo tipo de tratamientos, desde blanqueamientos dentales, hasta ortodoncia. Contamos profesionales altamente capacitados que resolverán de la mejor forma el caso del paciente. Pide una cita gratuita al contactar con nuestro equipo llamando al +34 963 303 344.