Antes de saber qué es un implante cigomático, debes saber qué es el cigoma. Esta palabra proviene del griego Zygon, que significa Yugo. Esto se debe a que el hueso cigomático (o malar) y la apófisis cigomática del temporal se unen creando un puente, o yugo. Es en este yugo o cigoma donde se fijan los músculos cigomáticos menor y mayor.

Entonces, sabiendo esto, podemos decir que los implantes cigomáticos son esos implantes dentales fijos que se les realizan a pacientes con severa falta de hueso en el maxilar, lo que imposibilita la colocación de implantes dentales convencionales u otras técnicas de regeneración ósea. Estos implantes se fijan en el hueso cigomático, el cual presenta mayor dureza localizado en el rostro.

Implantes cigomáticos

¿Cuándo se utilizan los implantes cigomáticos?

Se utilizan cuando otras técnicas de cirugía oral como el injerto de hueso, microimplantes o el PRFC (plasma rico en factores de crecimiento), no son posibles. Esto ocurre en casos de pacientes con pérdida total o parcial de la dentadura durante muchos años, como los ancianos o adultos mayores. Otros candidatos a este tipo de procedimiento son aquellos que, debido a una o algunas enfermedades periodontales, han sufrido una pérdida ósea significativa. También aquellos que han sufrido algún traumatismo grave pueden ser candidatos a realizar este procedimiento.

¿En qué consisten los implantes cigomáticos?

Es un implante mucho más largo que los convencionales. Son piezas de titanio, autorroscante, donde cada una mide entre treinta y cincuenta y cinco milímetros de largo; de cabeza en un ángulo de 45 grados para compensar el ángulo del maxilar.

Se introduce desde la zona palatina del reborde alveolar del maxilar, en la región del segundo premolar, a través del seno hasta el hueso malar, o cigomáticos. Al igual que los implantes dentales fijos, son compatibles con los implantes de carga inmediata. Si no sabes qué son los implantes de carga inmediata, en nuestro blog te lo explicamos.

Los implantes cigomáticos pueden colocarse mediante múltiples técnicas.

Técnica de Branemark

Esta técnica se nombra por el cirujano Per-Ingvar Branemark, conocido como padre de la implantología dental moderna, y primer cirujano en realizar un implante cigomático. Esta es la técnica clásica.

Mediante esta técnica los implantes se colocan a través del seno maxilar hasta alcanzar el arco cigomático. En la pared lateral del seno se realiza una ventana de acceso alto de alrededor de diez milímetros de ancho y se despega la membrana de Schneider de la pared del seno maxilar.

A continuación, se realiza la secuencia de fresado indicada y se coloca el implante con ayuda de un motor o dinamómetro. Luego se coloca el tapón de cierre y se realizan las suturas. La colocación del pilar Branemark System estándar se realiza luego de seis meses para dar tiempo a la correcta cicatrización.

 

Sinus Slot Technique (Técnica de la ranura en el seno)

Esta es una alternativa a la técnica de Branemark. La Sinus Slot Technique permita que se vea la base del hueso cigomático gracias a una ranura o ventana en la pared lateral del seno maxilar más relacionada con el trayecto del implante. Esto facilita el control de la posición del implante y elimina la necesidad de efectuar la ventana de acceso alto al seno maxilar como ocurría en la técnica de Branemark.

Esto permite la implantación en una posición más axial, haciendo que la cabeza del implante emerja hacia el vestibular y facilita la rehabilitación protésica. Como todos, esta es una técnica de implantes dentales en caso de que no exista hueso, o falta de él en el maxilar.

Técnica exteriorizada o extrasinusal con implantes cigomáticos

Esta técnica surge debido a la existencia de pacientes con concavidades muy pronunciadas en la pared lateral del seno. Esto obligaba a colocar una emergencia para el implante movida hacia el palatino. Con la técnica exteriorizada o extrasinusal se logra reducir esta posición hacia el palatino. De esta forma se mejora la estética y la biomecánica la prótesis.

Con esta cirugía se consigue una mejor visión del campo quirúrgico y del implante gracias a una posición más favorable de la cabeza del implante con respecto a su futura rehabilitación. Incluso, en ocasiones es posible colocarla en la línea de la arcada maxilar.

Los implantes cigomáticos se anclan únicamente en el malar. Con este abordaje, la mayor parte del implante se encuentra fuera del maxilar superior y cubierto por tejido blando. Además, permite aumentar la profundidad de la perforación del implante, por lo que tendrá mayor estabilidad.

Esta técnica exteriorizada es menos invasiva y traumática que las anteriores y reduce el tiempo de la cirugía. Permite disminuir el cantiléver de la prótesis, ya que la emergencia del implante está a nivel del primer molar.

Implantes cigomáticos sinus slot technique

Técnica Zaga (en inglés: The Zygoma Anatomy-Guided Approach)

Se traduce como El acercamiento guiado por la anatomía del cigoma. Tras algunos estudios radiológicos y fotográficos de los maxilares con falta de hueso se llegó a la conclusión de que hay cinco tipos diferentes y que el sesenta y cuatro por ciento de los maxilares son asimétricos. Por estas razones, se creó la técnica ZAGA la que promueve una cirugía adaptada a la anatomía del paciente.

La técnica ZAGA consigue un mejor diseño de la prótesis que será menos voluminosa y más higiénica. Además, disminuye drásticamente la posibilidad de complicaciones sinusales tardías.

La decisión respecto a la elección de cualquiera de las técnicas anteriores debe tener en cuenta la concavidad formada por el reborde alveolar, el seno maxilar y la región de hueso cigomático que recibe el implante. Si el maxilar se encuentra muy reabsorbido, esta concavidad es pequeña. Por lo tanto, la técnica clásica sería la más indicada. Cuando la reabsorción genera una gran concavidad, debe utilizarse la técnica extrasinusal; de lo contrario puede utilizarse la intrasinusal.

Esta técnica utiliza las férulas quirúrgicas en combinación con la sinus slot technique. Es una cirugía guiada sin colgajo. Se basa en la realización de dos fases quirúrgicas. Primero se colocan los implantes más anteriores, y en una segunda fase, se crea una férula quirúrgica que toma estabilidad de implantes. De esta forma se colocan los implantes cigomáticos guiados por la férula sin colgajo, elevando la membrana sinusal. Así se evita su perforación y minimizando los riesgos de producir una sinusitis maxilar.

En contraposición con el abordaje mediante férulas quirúrgicas, se puede realizar la navegación quirúrgica guiada por ordenador. De este modo se realiza una visualización intra operatoria y en tiempo real de la punta de la fresa. Esta técnica permite fresar con precisión y controlar la dirección del implante. Es un procedimiento más caro y prolongado en el tiempo de intervención. Además, necesita el equipamiento adecuado para esta técnica y especialistas con gran experiencia en su uso para evitar complicaciones.