La pérdida de hueso en la mandíbula o en el maxilar es un inconveniente para pacientes que necesiten realizar tratamientos de implantes dentales. La ausencia de una base ósea suficiente, eleva notablemente las probabilidades de fracaso en estos tratamientos.

Y es que los implantes dentales deben ser fijados adecuadamente a la base sólida del hueso dental, de lo contrario, las nuevas piezas no serán capaces soportar la presión diaria ni las fuerzas de masticación.

Se estima que entre un 10 y 20% de la población presenta huesos maxilares atróficos, o lo que es lo mismo, poco hueso para los implantes. La buena noticia es que la medicina dental ha avanzado a gran velocidad y ya existen nuevas técnicas para tratar a esta población.

implantes dentales sin hueso

¿Por qué perdemos hueso en el maxilar y la mandíbula?

Veamos las causas comunes de la pérdida de hueso maxilar:

  • No sustituir los dientes perdidos con implantes dentales: La ausencia de piezas dentales produce una retracción del hueso, dado que deja de percibir la estimulación propia de la masticación, la cual se transmite a través de la raíz del diente natural.
  • Roce de la dentadura postiza: Las dentaduras postizas también contribuyen a la pérdida de hueso maxilar, debido a la fricción causada por su constante movimiento.
  • Periodontitis avanzada: Cuando no es tratada adecuadamente, esta enfermedad suele causar una importante retracción del hueso y las encías.

Todos estos factores hacen que el hueso dental pierda densidad, lo que afecta la silueta estética de la cara y dificulta la correcta implementación de los implantes dentales.

implantes-dentales-en-caso-de-que-no-exista-hueso

¿Qué opciones tengo si he perdido hueso en la mandíbula o en el maxilar?

Puedes lucir de nuevo tu hermosa sonrisa, aunque tengas poco hueso dental. Cuando se certifica una falta de anchura, altura o densidad ósea en el hueso maxilar superior o en el hueso de la mandíbula del paciente, solo un odontólogo especialista en regeneración ósea es capaz de realizar un implante.

Para ello será necesario poner en práctica técnicas avanzadas de regeneración e injerto de hueso, antes de llevar a cabo el implante, de este modo se logra que el perno de titanio que sustituye a la raíz del diente natural disponga de la superficie necesaria para sostenerse.

Existen casos extremos en los cuales la retracción del hueso dental es tanta que la única solución posible es una prótesis o dentadura postiza, este caso es común entre las personas de edad avanzada.

implantes-dentales-en-caso-de-que-no-exista-hueso

Técnicas para realizar implantes en pacientes con poco hueso

Veamos a continuación las distintas técnicas que existen para tratar a pacientes con este problema:

1.      Implantes cortos

Se trata de implantes de hasta 10 mm de longitud que pueden ser útiles en pacientes con atrofias óseas. Este tratamiento ha demostrado ser eficaz a corto plazo, sin embargo, su estabilidad a largo plazo aún es dudosa, por eso es una opción que debe ser tomada con cautela.

2.      Injerto de hueso artificial

Este tratamiento de regeneración ósea consiste en agrandar la cantidad total de hueso maxilar, para posteriormente efectuar el implante. En estos casos los especialistas utilizan hueso bovino o hueso sintético, recubierto con una membrana, para ganar altura y anchura ósea.

Después de la intervención se debe esperar un periodo mínimo de 6 meses para que el injerto se endurezca, madure e integre perfectamente antes de proceder con el implante. Esta técnica ofrece una alta tasa de éxito, su posoperatorio no causa mucha molestia y solo requerirá un día de reposo.

Es importante tomar en cuenta que esta técnica nos obliga a realizar 2 cirugías y requiere de un largo periodo de espera.

3.      Elevación del seno maxilar

Se trata de una de las técnicas destacadas de regeneración ósea, la cual permite aumentar la densidad del hueso dental. Para llevarla a cabo se debe elevar la membrana que se ubica entre la cavidad del seno y el hueso maxilar superior, para posteriormente acceder al seno e incorporar hueso artificial.

El hueso artificial suele elaborarse con hidroxiapatita de calcio, un material biocompatible, y también con hueso propio del paciente, anteriormente extraído.

Esta cirugía también requiere de algunos meses para que el injerto madure y se integre perfectamente, luego de lo cual será posible la colocación de los implantes de titanio, asegurando su total éxito en funcionalidad y estética.

4.      Implantes cigomáticos

En situaciones en donde el maxilar superior ha sufrido un gran desgaste óseo se recomiendan los implantes cigomáticos o cigoma, como también se conocen. Se trata de un tratamiento sustitutivo de las técnicas regenerativas de huesos que ofrece una tasa de éxito elevada.

Estos implantes cuentan con una longitud superior y se colocan solo en el maxilar superior, de modo que se pueda acceder a la ubicación anatómica.

Esta técnica no solo evita los injertos óseos, sino que además permite a los odontólogos colocar implantes fijos el mismo día, por lo que se prescinde de la larga espera de 6 meses característica de las técnicas de regeneración ósea.

Entonces, ¿Se puede colocar implantes dentales donde no hay hueso?

La respuesta corta a esta pregunta es sí. No obstante, cada caso debe ser estudiado cuidadosamente por implantologos especialistas, dado que hay muchos factores que deben ser tenidos en cuenta.

Es necesario evaluar la cantidad y calidad de hueso existente, su ubicación y la relación que tiene con las estructuras principales de la boca, como, por ejemplo, el seno maxilar superior y el nervio dentaría inferior.

En Clínica Dental Pons Soria contamos con expertos implantólogos con muchos años de experiencia en implantología dental. Contacta con nosotros sin compromiso y agenda tu cita gratuita para que podamos ofrecerte la mejor solución para tu caso particular.