Ante cualquier tratamiento de ortodoncia u odontológico, en general, la primera pregunta es ¿me va a doler? Así que no es de extrañar que se cuestionen la idea de colocarse implantes dentales sin dolor. Hasta el día de hoy las cirugías orales han avanzado mucho en la precisión y en los métodos, para hacerlas lo menos invasiva posible. Esto se traduce también en menos dolorosa y con un postoperatorio más corto.

Pero el miedo al dolor no desaparece solo porque se le diga al paciente. Siempre tienen muchas preguntas al respecto y cuando respondes una, aparece otra. Es normal y lógico que suceda. Por tanto, hemos reunido algunas de las preguntas que más se repiten siempre se habla de implantes dentales sin dolor.

Implantes dentales sin dolor ¿Es posible? Instrumentos

La primera, casi siempre: ¿Duele mucho colocarse los implantes dentales?

Los implantes dentales se colocan a través de un tratamiento quirúrgico, por tanto, el paciente siempre estará anestesiado. La duración de la cirugía depende del tipo de implante que se vaya a colocar. Hay algunos, como los implantes cigomáticos que llevan un poco más de tiempo que el resto. Incluso dentro de los propios cigomáticos, hay algunos que demoran menos, otros más.

Además de la anestesia, el odontólogo se prepara de antemano para la operación a través de programas de cirugías guiadas para el implantólogo y de varias pruebas realizadas con anterioridad en conjunto con los especialistas de periodoncia. De tal modo que sabrán exactamente por dónde ir, el mejor lugar par colocar el implante, dónde cortar (para eludir nervios), cómo evitar complicaciones y así reducir el nivel de invasión de la operación. Mientras menos invasivo sea el procedimiento, menor será el dolor y la recuperación.

No obstante, algunos pacientes se ponen muy nerviosos antes de la operación. Para estos casos se puede proceder a una pre medicación con ansiolíticos, o a varias técnicas de relajación. Lo importante es que entre relajado y tranquilo al salón.

¿Es mejor un implante dental o un puente fijo?

Esta pregunta la tenemos muy bien respondida en nuestro artículo ¿Implantes dentales o puentes? ¿Qué es mejor para mí? De modo que podemos seguir con la próxima.

¿Dolerá cuando se pase la anestesia local?

Cada persona tiene un umbral del dolor más alto o bajo que las otras personas; por lo que quizás a alguien le pueda doler un poco. Sin embargo, los testimonios generales es que después de realizada esta cirugía oral y pasada la sedación dental, lo que sienten son molestias en la zona tratada. No obstante debes tener en cuenta siempre la complejidad de la operación. Como algunas son más complejas que otras, pueden traer un poco más de dolor que otras durante el postoperatorio. Por esa razón es que se prescriben analgésicos y antiinflamatorios.

O sea, se puede seguir diciendo que es posible colocar implantes dentales sin dolor; lo que no es lo mismo que afirmar que nunca dolerá o molestará aunque sea un poco. Algunos implantes conllevan taladrar el cigoma, por tanto, alguna molestia dejará. Pero estos son los más escasos y solo cuando no haya hueso suficiente para colocar el implante.

Implantes dentales sin dolor ¿Es posible? Anestesia

¿Tengo que tomar medicación después de colocarme el implante?

Siempre es recomendable alguna medicación. No importa que logren ponerte los implantes dentales sin dolor alguno; tras cualquier procedimiento médico invasivo siempre existe la posibilidad de infecciones, coágulos, inflamaciones o sangrados además de dolor o molestias.

Cada operación lleva su propio protocolo de medicación, sin embargo, es estándar que prescriban antibióticos durante una semana, antiinflamatorios para las primeras 72 horas y los analgésicos solo cuando haya dolor. A partir de los dos primeros días puedes realizar enjuagues muy suaves con colutorios bactericidas y antifúngicos.

Existen otros tratamientos complementarios, como la aplicación de hielo en la parte exterior de la zona donde fue colocado el implante dental. También el uso de gel o spray de ácido hialurónico ha resultado muy provechoso para la cicatrización.

¿Puedo realizar una vida normal tras haberme colocado un implante?

Inmediatamente no, por supuesto. Durante las primeras semanas seguidas a la colocación de los implantes dentales, aunque estés sin dolor y sientas que es posible seguir con tu vida normal, debes hacer un alto y seguir con las indicaciones médicas para el postoperatorio. De nada vale que todo haya salido bien en el salón de operaciones si no cumples con el tratamiento del postoperatorio. Es vital para la salud tuya y del implante.

Luego de la operación tendrás que evitar los ejercicios físicos, hacer fuerza y bajar la cabeza durante un tiempo. Además, tendrás que dormir en posición semi-sentada. Esto es solo durante el postoperatorio. Después de este período, podrás continuar con tu vida “casi” normal como la vivías antes. Quizás los únicos cambios serán que no debes masticar alimentos muy duros en el lado del implante y que debes reforzar la higiene bucal; sobre todo en el implante. Fuera de eso, nada cambiará.

¿Cuánto tiempo tardan en ponerme la muela sobre el implante?

El proceso desde la primera consulta hasta tener el implante fijo puede demorar entre tres y seis meses. Las primeras semanas se realizan todas las pruebas y análisis de cuál es el procedimiento que mejor se adecua a tu situación en específico. También se construyen las coronas dentales. Luego, en caso de que exista el suficiente hueso para realizar la operación de inmediato, viene el proceso de osteointegración. Este proceso dura entre dos y tres meses.

En el caso de no haber optado por el implante de carga inmediata, cuando la osteointegración haya concluido, se coloca el pilar de cicatrización, para que la encía se defina de forma circular. Cuando la encía cicatrice, se colocará la corona permanente. En el caso de haber tenido una corona provisional gracias al implante de carga inmediata, en cuanto concluye la osteointegración, se coloca la corona definitiva.

Con el implante de carga inmediata el tiempo del proceso en su totalidad se puede reducir entre un mes y mes y medio. Sin embargo, en caso de que el paciente tenga huesos blandos o falta de hueso, será necesario realizar otros tratamientos, como el injerto o regeneración ósea. Esto puede retrasar el proceso entre tres y seis meses.