La higiene es fundamental para tener una buena salud. Y la higiene dental es clave a la hora de cuidar y mantener nuestros dientes naturales y los implantes dentales. Sí, aunque estos no sean naturales y no cojan caries, también necesitan cuidarse o limpiarse.

Está más que comprobado que cuando se forma una placa bacteriana y/o sarro en los implantes dentales o dientes fijos, esta provoca una respuesta inflamatoria periimplantaria. Eso es algo fatal ante cualquier cirugía oral. Entonces ¿Cómo limpiar los implantes dentales? ¿Cómo cuidarlos? ¿Qué puede suceder si no lo hacemos? Sigue leyendo y aclaremos todas tus dudas.

¿Cómo limpiar los implantes dentales?

Se limpian exactamente como los dientes naturales. Incluso, se puede decir que necesitan mayor atención o cuidado que estos. Entre los primeros pasos en la limpieza de los implantes dentales y de la boca en general, está el cepillado de dientes. Siempre se ha recomendado cepillarlos tres veces al día.

Claro que es cierto. Pero háganlo mejor: cepilla tus dientes o implantes después de cada comida durante, al menos: tres minutos, de arriba hacia abajo y de atrás hacia adelante. No importa la cantidad de veces que comas en el día, siempre cepíllate los dientes luego de comer y antes de ir a dormir.

Tras el cepillado de dientes, utiliza el hilo o seda dental. El uso del hilo dental garantizará que elimines la comida o suciedad que existe en los espacios interproximales entre los dientes. En el caso de los implantes, podremos utilizar para una mayor higiene de las zonas interproximales, los cepillos interdentales o interproximales. Estos cepillos existen de múltiples tamaños para la mejor limpieza de los espacios interdentales o entre los dientes y las prótesis o coronas fijas.

Otra manera de mantener limpios los dientes es el uso del irrigador dental. Este es un instrumento que trabaja con agua a presiones elevadas, con velocidades regulables. El irrigador dental puede ser útil, sobre todo para llegar a lugares de difícil acceso. El irrigador no es lo mismo que el enjuague bucal. Los enjuagues son un excelente complemento al cepillado de dientes, para el cuidado de las encías y blanqueamiento de la dentina.

Acude, al menos una vez al año para una revisión médica y tratamientos de higiene dental como el antiage dental y el blanqueamiento.

Limpieza y cuidados para tus implantes dentales x-rays

¿Cómo cuidar los implantes dentales?

El cuidado a conciencia de los implantes dentales evita enfermedades periimplantales como la mucositis o periimplantitis. Enfermedades que pueden echar por tierra el tratamiento realizado. El primer paso para cuidar los implantes es la higiene, eso quedó claro en el punto pasado.

También debes ir, cuando menos, una vez al año a tu dentista para que realice un chequeo o seguimiento y mantenimiento del implante. Algunos pacientes suelen poner trabas ante la sugerencia de desmontar el implante (la parte que se puede extraer, como las coronas y puentes) para revisarlos y darle mantenimiento.

Sin embargo, es un cuidado válido y muy útil. De esa forma se puede observar con más detalle. Pero no es un procedimiento que sea necesario realizar en cada visita. Es solo ante el peligro de movilidad o fractura.

También se pueden realizar estas revisiones mediante el método radiográfico a través de una ortopantomografía digital. De esta forma se puede revisar el estado del hueso alrededor de los implantes dentales y su osteointegración.

En el caso de existir lo que se conoce como radiotransparencia en la zona alrededor del implante, o dolor en implantes dentales, es posible que pueda existir movilidad o algún otro problema. Por tanto, será posible recomendar remover la prótesis sobre el implante dental para realizar un estudio a profundidad.

No fumes. El tabaco es uno de los enemigos más letales que tienen los dientes. No solo los manchan, sino que también enferman las encías y debilita el sistema inmunológico. Además, puede ser fuente de bacterias nocivas para el organismo, no solo para los dientes.

No abuses de las bebidas alcohólicas. El abuso del alcohol acortará en gran medida tu salud física, mental y la implantaría. No hay una sola característica del alcohol que sea beneficiosa para los implantes dentales. No es que no bebas, sino que no abuses del alcohol.

Importancia del cuidado de los implantes dentales

Seguir las recomendaciones del doctor podría ser el resumen de todos puntos anteriores. O muy bien nuestro artículo 9 cuidados para los implantes dentales; pero vale la pena aclarar bien a qué nos referimos con el cuidado de los dientes y los implantes. Por ejemplo, luego de la inserción del implante, y quizás de la colocación del implante de carga inmediata, el doctor aclara cómo debe ser el postoperatorio y lo que se puede hacer lo que no.

Violar esto, no solo arriesga la osteointegración del implante, sino también su propia vida. Un implante es una cirugía oral, y en muchos casos, al violar el postoperatorio, puede desencadenar en infecciones y sangramientos que pongan en peligro la vida.

Si no se realiza una correcta higiene dental y bucal pueden aparecer las placas dentales o bacterianas y el sarro dental. Ambas son factores a favor de la aparición de enfermedades periodontales como la gingivitis, periodontitis y mucositis; entre otras enfermedades periimplantarias.

Por lo general, estas enfermedades suponen la inflamación de los tejidos blandos alrededor del implante; o sea, la encía. Si se agarra a tiempo, puede tener solución y no ocasionar problemas mayores. Si avanza mucho, entonces pone en riesgo el tratamiento completo.

Además, la capa bacteriana puede causar la destrucción de las coronas dentales debido a que tiene una matriz intracelular que las protege. Existen centenares de tipos de bacterias que, además de adherirse a la superficie dentaria, sintetizan los polisacáridos del azúcar y producen ácidos.

Entre las bacterias cariogénicas están los estreptococos, los que desmineralizan el esmalte y la dentina.

Algunas enfermedades no bacterianas existentes en la placa dental

Otra enfermedad que puedes obtener debido al descuido de la limpieza dental y de los implantes, es el virus de Epstein-Barr (VEB). Este es la principal causa de la mononucleosis aguda infecciosa. También podemos encontrar otros tan o más peligrosos, como el citomegalovirus (HHV-5). Este virus puede ser letal para pacientes con inmunodeficiencia y para los fetos durante el embarazo.