Los implantes dentales son la solución a no tener dientes. A diferencia de otros elementos de tu cuerpo, los dientes son únicos, por ello es importante cuidarlos y si no pudiste mantenerlos como es debido optar por el implante… Pero, ¿si este empezó a oler mal o si empiezo a tener mal aliento?

Todo ello tiene causas y efectos. Nuestros especialistas de la clínica dental Pons Soria tratarán sobre este tema y te darán algunos tips acerca por qué se debe de tratar esta afección. Sin embargo, lo más importante es que acudas pronto a la clínica.

Lo ideal antes de que ocurra alguna afección es que la evites, por ello es crucial que sepa los síntomas, para eliminar con tiempo estos tipos de malestares.

¿Es alarmante el mal aliento?

El implante dental es por lo general una puerta eficaz y hacia la proliferación de bacterias y virus, recuerden que este rompe la barra protectora de la mucosa y se puede observar determinadas enfermedades por una mala manipulación en este espacio.

Unos de los síntomas claros de una gran infección es el dolor en los implantes dentales. También el constante mal gusto y mal aliento después de una limpieza bien realizada y que se presenta durante un período largo, después de implantar las prótesis en la cavidad bucal. Para ello debe acudir inmediatamente a nuestra clínica Pons Soria, para que podamos realizar todas las pruebas pertinentes y lograr un diagnóstico certero.

Dentro de las enfermedades más frecuentes según su severidad, se pueden dividir en dos: mucositis y periimplantitis. Ambos tipos tienen diferentes denominaciones cuando las piezas son las reales, pero no nos ocupa en el momento conocer las manifestaciones con los dientes reales.

Cuando hablamos de mucositis, solo tenemos un cuadro clínico que abarca que presenta una inflamación que bordea toda la carne que está alrededor del implante. Con periimplantitis, la cuestión toma un carácter bien serio, este cuadro clínico presenta infección hasta el hueso e incluso, se puede perder una parte del mismo si no se socorre a tiempo.

¿Cómo saber si mi implante dental está afectado?

El mayor consejo que dan casi todos es acudir a nuestra clínica ante cualquier síntoma o molestia inusual en sus implantes dentales. Nos puede pasar que estos no se vean y solamente bajo el ojo del experto se sepa. Para ser claros, muchas de estas afecciones, nada más se saben o se pueden observar a simple vista cuando ya estén muy avanzadas, conllevando a un mal mayor.

Por la parte del paciente, bajo el ojo no experto, es aconsejable realizar el cepillado frente a un espejo y notar cambios como dolor y mal aliento durante el cepillado. Para ello existe tres cosas a tener en cuenta en cada cepillado: enrojecimiento, sangrado o supuración.

¿Qué se hace ante una infección del implante dental?

Lo primero es velar por estos signos de alarmas, el mal aliento puede deberse por muchas otras cuestiones; pero que se mantenga el mal olor meses después del implante luego de realizar limpiezas exhaustivas es signo que la cosa no va bien. Al advertir y descartar los signos puntuales que se comentó con anterioridad, se acude inmediatamente al médico, si no hemos hecho en las últimas semanas ninguna visita periódica, en cambio, por los encuentros habituales que debemos de tener con ellos durante los meses de observación de la prótesis, se debe de hacer lo que el médico estime conveniente.

En el caso de la mucositis puede llegar a ser reversible si el paciente llega a tiempo y se le diagnostica debidamente. El tratamiento básicamente se compone de limpieza y cuidados para tus implantes dentales por parte de varios especialistas de la clínica. Este especialista velará por varias cosas muy importantes:

  • Utilizar material adecuado y equipos solamente disponibles en consultorios de estomatología.
  • Corregir factores de alto riesgo: tabaquismo por parte del paciente, mala higiene a la hora de intervenir o un mal diseño de la prótesis implantada.

En el caso de la periimplantitis lo ideal es diagnosticar con tiempo la mucositis para evitar daños severos. En caso de que lo primero no se haya podido realizar por mala praxis del paciente o del doctor y se haya llegado a este estadio, el tratamiento es un poco más complejo y se debe de valorar muchas cosas por parte del médico, para que la intervención tenga un término satisfactorio para el paciente.

La solución para la periimplantitis puede ir desde tratamientos menos invasivos como limpiezas profundas, cirugía receptiva o regenerativa según sea el caso del estadio de los implantes o la extracción de los implantes para la limpieza y regeneración de los tejidos.

¿Qué hacer para tener los implantes limpios y evitar el mal olor?

Las prótesis fijas bien diseñadas aportan además de una estética favorable, la oportunidad de que se pueda limpiar bien mediante el cepillado manual en casa. Para tener índices favorables con respecto a ello se debe de tener en cuenta las recomendaciones de los especialistas que los atienden y mantener las citas periódicas al dentista como un hábito a mantener.

El dolor moderado o molestias en una prótesis, después de varios meses de intervención puede ser normal, lo ideal es que valore qué otros factores ven en el momento del propio cepillado. Nuestro equipo aconseja no demorar en acudir a un estomatólogo de urgencia, si el dolor está acompañado de otros síntomas y se alarga más de un año.

Se aconseja ir con especialistas con amplia trayectoria en la materia. Muchos pacientes por mala praxis de parte de clínicas que no tienen en cuenta todos los procedimientos al pie de la letra, hacen que el paciente tenga graves problemas de salud, lo que conlleva a una valoración de cambio de clínica o especialista. Para ello se valora que estudie las diferentes opciones que tiene en su área y las referencias de cada una de las clínicas.